Por la modificación de su hábitat

CONTINUA EL AVANCE DE LAS MANGAS DE LA LANGOSTA QUEBRACHERA

 

La Secretaría de Ambiente de la Provincia informó que las áreas e instituciones involucradas en el control de la Tucura o Langosta Quebrachera continúan con las acciones para controlar el avance de los tres frentes que invaden distintos sectores de la provincia, en el departamento Capital (zona de El Cantadero) Independencia (Los Colorados) y la Quebrada de la Cébila (en el límite de las provincias de La Rioja y Catamarca).

Las autoridades que integran el Comité de Emergencia de Langosta y Tucura Quebrachera de La Rioja y Catamarca informaron que la situación está siendo controlada por el SENASA (autoridad de aplicación para el control de la sanidad vegetal y animal) en colaboración con otras áreas gubernamentales.

Por ello, se recomienda a los vecinos y productores en primera instancia informar inmediatamente si visualizan una manga de langostas al SENASA (acridios@senasa.gob.ar - denuncias 0800-999-2386) o esta Secretaría de Ambiente (ambienteprensalarioja@gmail.com), los datos de la denuncia deben ser claros: localización por medio de georreferenciación o localidad, número ruta y km; estadio de la plaga (voladora, ninfa); sentido del vuelo N-S; tamaño –estimarlo de ser posible-; día y hora del avistaje.

Además, se solicita a quienes detecten presencia de langostas, no prender fuego (para ahuyentarlas) bajo ninguna circunstancia ya sea en campos o en zonas abiertas, esto no solo no elimina el insecto, sino que puede provocar incendios que a posterior no se puedan controlar afectando a la población y el ambiente.

De acuerdo a lo establecido en la normativa legal, es responsabilidad de toda persona encargada de explotaciones agrícolas y/o ganaderas, aplicar los productos para el control de la plaga "Tucura Quebrachera" mediante la utilización de los principios activos aprobados por SENASA (se hace extensivo el uso de los principios activos cipermetrina, deltametrina, lambdacialotrina, diflubenzuron y fipronil para tal fin).

Al momento de realizar esta actividad y manipular los químicos aptos para este fin, deberán tener en cuenta las siguientes recomendaciones: no aplicar los productos en horas de altas temperaturas, verificar la mortalidad posterior al tratamiento para evaluar su eficacia, revisar las etiquetas de los productos para pulverizar a fin de evitar mal uso de los mismos o la alteración del medio, utilizar siempre protección, la aplicación del producto fitosanitario y su disposición final debe ajustarse a lo indicado en la legislación vigente.

Aquellos emprendedores apícolas que certifiquen producción de orgánicas y no estén registrados en SENASA deben comunicarse con éste organismo nacional, delegación La Rioja, para georreferenciar su ubicación y evitar la aplicación de insecticidas en la zona.

Asimismo, se informó que éste no es un problema que afecta solamente a La Rioja, sino que es una situación que fue declarada de emergencia nacional, por lo que se están implementado distintas estrategias para combatir y controlar esta plaga que amenaza los cultivos, campos de pastoreo y montes naturales.

Presencia de Tucura

La Tucura o langosta quebrachera, es un insecto, que se desenvuelve en un hábitat muy específico, los quebrachos blancos, no es migratoria; por lo tanto, esta movilización y dispersión que se viene observando desde provincias como Córdoba hacia Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe entre otras, indicaría que su hábitat ha sufrido modificaciones importantes.

Los especialistas señalan entre otras causas: la pérdida de quebrachos por deforestación; el cambio climático, generando mayor población, con una reproducción más rápida; ante la falta de quebracho en el monte avanza sobre sembradíos de soja, maíz, sorgo y buffel grass.

La pérdida de biodiversidad, eliminación de aves y reptiles, principales depredadores de langostas y la sequía son otros factores de crecimiento del insecto; como así también la técnica de siembra directa que no ofrece control mecánico del desove (los huevos son colocados en los primeros centímetros del suelo).

Deja un comentario